SUSPENDEN EN...

1- Adaptación para minusválidos: casi el 45% de los 101 campings no cuenta con instalaciones ni accesos específicos para disminuidos, y sólo 18 tienen todos sus servicios adaptados. O lo que es lo mismo: casi la mitad de los campings no piensan en absoluto en los minusválidos. La mejor situación se ha registrado en Madrid, ya que en los ocho visitados se habían realizado mejoras para favorecer la estancia de personas disminuidas (el 37% tenían adaptadas todas las instalaciones, el 62%, sólo los baños; y el 28%, diversos puntos del recinto). En los demás territorios, la impresión fue más negativa, especialmente en Valencia y Cantabria, donde más del 70% de los visitados no estaban adaptados en absoluto. En La Rioja y Alicante, los campamentos que ignoran a los minusválidos representan el 67% y el 42% de los estudiados, respectivamente, mientras que la situación mejora ligeramente en Vizcaya y Alava, donde la mitad habían habilitado, al menos en parte, accesos e instalaciones para estos usuarios especiales.

2- Duchas y agua caliente: dos de Madrid (San Juan y Piscis), dos de Guipúzcoa(Saturraran y Aritzeta) y uno de Cantabria (San Juan Canal) cobran al usuario entre 25 y 100 pesetas cada vez que se ducha con agua caliente, cuando parece obvio que es éste un servicio que debe estar incluido en el precio ya que la ducha diaria (aun más en verano, y de vacaciones) es una necesidad hoy entendida como básica. En lo que se refiere a la dotación de duchas, la mejor media se registra en Alicante, en donde corresponden 20 usuarios por cada ducha, y la peor en La Rioja, donde la proporción se eleva hasta 38 a uno. Todos los campings tenían agua caliente en, al menos, algunas de sus duchas.

3- El teléfono público también escasea en los campings, con una media de 336 plazas por cada teléfono (428 en Madrid, la peor situación; y 175 en Alava, la mejor). Los Pinos de Denia, de Segunda categoría, no tiene teléfono público.

4- Bar, tienda, aparcamiento: un bar supone un valor añadido para cualquier camping, y prueba de ello es que de los 101 analizados únicamente dos carecen de este servicio: El Abogado (Málaga), de Tercera categoría y Los Pinos (Alicante), de Segunda . Todos los de Navarra, Vizcaya, Murcia, Valencia, Alava y Málaga ofrecen comidas, al igual que la gran mayoría de los de Madrid, Barcelona, Guipúzcoa, La Rioja, Alicante y Cantabria. Es menor ya el porcentaje de campings (tres de cada cuatro) que cuenta con restaurante, obligatorio en los de Primera. Sin embargo, el Camping de Fuenmayor, de La Rioja, incumple esta norma. Asimismo, es interesante que los campings cuenten con un supermercado o tienda de ultramarinos para efectuar sus compras. Es un servicio muy extendido (lo ofrecen el 90% de los campings).

Por otra parte, también nueve de cada diez ofrecen al usuario la posibilidad de dejar su vehículo dentro de la propia parcela alquilada. Por otro lado, sólo el 62% de los campamentos cuentan con piscina. En La Rioja, los tres visitados la tienen, y en Málaga, Valencia, Madrid y Navarra, la mayoría de los centros también la ofrecen a sus usuarios. Los de oferta más deficitaria en piscinas son los del País Vasco: en Vizcaya, sólo uno de los cuatro inspeccionados la tiene, en Guipúzcoa son 2 de 7, y en Alava (que no tiene costa) ninguno dispone de ella.

5- La asistencia sanitaria: los 101 campings tienen a disposición del usuario un botiquín para primeros auxilios, pero no todos (sólo tres de cada cuatro) ofrecen asistencia sanitaria. Este servicio puede resultar de suma importancia en los campamentos alejados de un centro médico. La asistencia sanitaria aparece entre los servicios de un 75% de los campings, pero sólo en uno de cada diez ésta tiene un carácter permanente; en un 13% de los consultados se ofrece de forma puntual y en algo más de la mitad es un servicio concertado. Destaca Alava porque uno de los dos únicos campings de este territorio, el de Angosto, ofrece asistencia médica permanente. La peor nota es para Navarra, donde ninguno cuenta con este servicio de forma continua.

6- El reciclaje: no resulta sencillo encontrar en los campings un contenedor donde depositar, por separado, el papel, el vidrio y las pilas desechadas. Los primeros responsables de esta carencia son los propios propietarios de estos recintos, pero, ¿sobre quién recae la responsabilidad cuando éstos ya han solicitado ante la administración competente esos tres tipos de depósitos? Esta es la cuestión que, en tono de queja, han planteado varios gestores de campings. Sólo el 18% de los campamentos cuentan con depósitos para la recogida de papel, siendo los de Madrid y Alava los mejor dotados (uno de cada dos), y los de Vizcaya, Murcia y La Rioja los peor: no hay contenedores para papel en ninguno de sus campings.

- Fuente: www.consumer.es

<< Volver a la página principal