CALIDAD-PRECIO


La categoría de un camping no siempre refleja la calidad de sus servicios y, en ocasiones, el usuario puede sentirse defraudado por no encontrar lo que esperaba. CONSUMER ha establecido cuatro supuestos para conocer qué provincias ofrecen los campamentos más baratos y qué diferencias de precio existen entre las categorías.

El supuesto más representativo de los usuarios de campings está basado en una familia compuesta por un matrimonio y un niño de cinco años que disfruta sus vacaciones la primera quincena de agosto en un camping, al que llega en coche con una tienda de campaña (se incluyen el coste del alojamiento, el del derecho a instalar la tienda y el coche, además del precio del derecho a enchufe de la luz, sumado a todo ello el IVA correspondiente). Para esta familia, los campings más caros son los de Alicante, donde el precio medio supera las 56.600 pesetas . Tarifas algo más económicas se encontraron en Vizcaya, Barcelona y Cantabria, mientras que en Valencia, Madrid, La Rioja, Málaga y Guipúzcoa, los costes se movieron entre 47.200 y 43.800 pesetas, en orden decreciente. Murcia y Navarra fueron los territorios más asequibles para esta familia, ya que en sus campings pagaría poco más de 40.000 pesetas de media por sus 15 días de acampada. En Alava, los dos únicos campings (existentes en el mes de mayo) son de Segunda categoría. Su precio medio (41.650 pesetas para la familia del supuesto)se puede considerar normal para los de esta clase.

Habitualmente, la cantidad a desembolsar ayuda al consumidor a intuir la calidad del servicio, pero en los campings no siempre es así. Por ejemplo, y siempre según el supuesto de esta familia, en los campings de Segunda de Navarra se cobran 41.400 pesetas de media, 2.000 pesetas más que en los de Primera navarros analizados.

- Fuente: www.consumer.es

<< Volver a la página principal