Cerrar ventana X

·POR QUÉ... doy la nota?
Consejos para comportarse como un auténtico profesional en una sidrería


ATUENDO


Teniendo en cuenta que la mayor parte de las sidrerías se encuentran en caseríos perdidos en el monte, lo normal es que los accesos sean auténticos barrizales, por lo que más nos vale llevar un calzado apropiado (las mujeres absténganse de llevar tacones).

Si la sidrería se encuentra en algún núcleo urbano, no nos engañemos, el barrizal o más bien los charcos, estarán en el interior, en la zona de las kupelas, porque no todo el mundo tiene la misma puntería a la hora de llenar el vaso.

Si además tenemos en cuenta que en muchas sidrerías se come de pie y que vamos a hacer un montón de viajes a las kupelas, razón de más para ir lo más cómodo posible.

También es conveniente ir abrigado, ya que la temperatura ambiente suele ser baja para una mejor conservación de la sidra.


ANTES DE IR

Imprescindible llevar un mapa de carreteras completo, es decir, en el que aparezcan todos y cada uno de los pueblicos que son susceptibles de contar con una sidrería.

Estúdiese la ruta
antes de salir o correrá el riesgo de perderse o dar un rodeo innecesario.

Asegúrese de que lleva el depósito lleno, por si va por el camino más largo o por si se pierde en el monte y no sabe dónde demonios está.

En estos casos, suele ser muy útil el móvil, tanto para avisar de que nos retrasaremos "un poco " (mínimo una hora), como para pedir socorro y que vengan a buscarnos, y de paso traigan una garrafa de gasolina.


EN LA SIDRERÍA


Está absolutamente prohibído llenar jarras de sidra, la sidra se bebe en vasos anchos.

El vaso se coloca bajo, con el brazo casi estirado (nada de colocarlo cerca del grifo) y ligeramente inclinado para que golpee en él la sidra. Y se llenan sólo un poco, un culín, para poder beberla de un trago.

Cuando se abre una kupela es necesaria una buena coordinación para derramar la menor cantidad posible de sidra. Lo normal es que la coordinación sea inversamente proporcional al número de vasos que uno ha bebido, hasta que al final desaparece.

Aunque todo profesional derrama un poco (o un mucho) de sidra, tenga en cuenta que si es el último tendrá que cerrar la kupela :-)

No cometa el error de ponerse a llenar el vaso frente al chorro o se salpicará todo el pantalón y entonces todo el mundo sabrá que no es un profesional. Mejor hacerlo de lado (puede practicar en casa la pose).


AL SALIR

Recordar qué hemos traído: abrigo, cazadora, bolso... con quién hemos venido, y lo más importante ¿dónde está el coche?

Lo mejor en estos casos, tanto si si es profesional como si no, es llamar a un taxi por lo que pudiera pasar...

Enviar Enviar
Imprimir Imprimir