Cerrar ventana X

· La empresa CD World lanza un nuevo CD que sólo permite grabar datos con el fin de combatir la piratería de música y cine

La empresa española CD World presentó hoy un nuevo estándar de disco compacto grabable sólo con datos (CD-DO), que no permite reproducir material audiovisual y está concebido para las empresas y particulares que utilizan soportes ópticos para el almacenamiento de datos y programas de ordenador.

El director general de CD World, Kim Sörensen, señaló que el objetivo de este nuevo formato es convertirse en "una herramienta para la lucha contra la piratería", puesto que el CD-DO se caracteriza fundamentalmente por no permitir la reproducción de música o películas en aparatos domésticos convencionales y "tampoco funciona en las duplicadoras que usan las mafias para obtener copias en cantidades masivas destinadas al 'top manta". "Es imposible reproducirlo en aparatos electrónicos con lector óptico", aclaró Sörensen.

Debido a que CD-DO permite el registro y lectura de archivos informáticos convencionales en cualquier ordenador, la compañía pretende que se convierta en el 'CD de las empresas', debido a la "gran demanda" que existe de discos de almacenamiento óptico para actividades estrictamente profesionales (copias de seguridad, catálogos de productos, presentaciones para congresos, etc.).

INMUNE A DESACTIVACIÓN

Sörensen explicó que la clave de la tecnología consiste en grabar en un disco convencional un determinado archivo en la primera pista, puesto que con éste, "por pequeño e irrelevante que sea", el disco ya no puede leerse en ningún equipo de música o DVD. Además, la compañía argumentó que el formato es "inmune a cualquier intento de desactivación" de su sistema de protección.

El CD-DO, cuya llegada al mercado español está prevista dentro de dos o tres meses, incluirá en su envoltorio exterior una referencia explícita que advertirá sobre la imposibilidad de reproducir contenidos audiovisuales en aparatos domésticos. La compañía estima que en torno al cincuenta por ciento de los 250 millones de CDs que se venden cada año en España van destinados a la grabación de datos y aplicaciones informáticas, cifras distantes a las que manejan las entidades de gestión.

El lanzamiento de este soporte presenta también interrogantes ante la imposición del canon por copia privada a los soportes digitales. Las asociaciones de usuarios han criticado la imposición del canon para compensar la reproducción de propiedad intelectual, cuando en mucho casos utilizan dichos soportes para almacenar información no sujeta a esa compensación.

NEGOCIACIÓN RÁPIDA

Sin embargo, CD World no parece haber resuelto todavía esta cuestión. "Todavía no hemos entrado en negociaciones para estudiar la posible aplicación del canon, no podemos responder todavía porque no ha habido ningún contacto con las entidades de derechos de autor", señaló Sörensen tras ser preguntado por la cuestión.

"Pero no creo que haya posturas radicales y esperamos que la negociación sea lo más rápida posible", añadió. El responsable de la compañía afirmó, no obstante, que con este soporte "se va a poder segregar" el mercado, entre las grabaciones que se hagan para copia privada, sujetas a propiedad intelectual, y los usos corporativos, que estarían libres de ella.

En cualquier caso, aventuró que en el futuro puede que la tecnología de los CD-DO tampoco permita reproducir el formato de compresión de audio MP3 en los ordenadores, aunque en la actualidad esta cuestión no les preocupa debido a la limitada extensión de este soporte.

La comercialización del nuevo estándar se hará a través de la concesión de licencias para el uso de la patente y la distribución del producto en cada país concreto. En 2002 la compañía facturó 18 millones de euros y vendió treinta millones de unidades de CDs y DVDs, lo que supone una cuota de mercado del 15 por ciento, según Sörensen.

Fuente: Europapress

Cerrar ventana X