atrásatrás
Retrocede | Avanza
adelanteadelante
Nº de páginas: [07] - Tiempo estimado de lectura: 2 min y 10 seg. << 
Regresa a la página principal de Navalur.com
# RAFTING


-Fecha: 17/07/01
Luis Casado
Archivo

·Portada Deporte >>
·Portada Especial >>

Emoción en los rápidos

Deslizarse sobre las agras bravas de un cauce rebelde es una emocionante experiencia que miles de aficionados a los deportes acuáticos sienten cada año, cuando el deshielo revoluciona los caudales de los ríos de montaña. Navalur te pone al corriente de todo lo necesario para disfrutar sin riesgos de este deporte.

·Diversión sin riesgo

El rafting consiste en cubrir tramos de río en los que se combinan aguas rápidas y zonas tranquilas. A bordo de una barca de raft, seis, ocho o diez tripulantes siguen las órdenes del guía, el cual tiene la misión de conducir con pericia la embarcación esquivando rocas y remolinos. Las órdenes que el guía da van dirigidas a cada uno de los lados de la embarcación: "¡Derecha, hacia atrás; izquierda, hacia delante!", así va indicando hacia dónde tienen que remar los miembros del equipo.
La mejor forma de practicar el rafting es con una empresa especializada, y son muchas las razones que así lo indican. En primer lugar, los guías profesionales y homologados son los que conocen perfectamente los ríos -entornos que cambian de un día para otro según las lluvias caídas-. Por otro lado, si no se quiere correr riesgos, el material empleado ha de ser de óptima calidad, sobre todo cuando se trata de la barca. No vale cualquier embarcación o barca hinchable. Lo ideal es que sea una homologada cuyo coste siempre supera las 300.000 Ptas., del mismo modo hay que tener en cuenta el resto del material, neoprenos, casco y remo.
De esta forma, con la guía de un experto, el rafting pasa a ser uno de los deportes acuáticos más divertidos y emocionantes,

ya que permite disfrutar de las travesuras del agua, de su espectacularidad y bravura; de los paisajes que acompañan a los ríos de montaña, de las insólitas perspectivas que de éstos se tienen desde los cauces de los ríos; y, como no, de la compañía de la cuadrilla, ya que las barcas de raft son de 6, 8 ó 10 plazas, ideales para toda una panda de amigos.

·Preparados para la emoción

Para practicar el rafting es necesario llevar un equipo especial compuesto por prendas y objetos absolutamente imprescindibles sin los cuales no podríamos disfrutar de este deporte con comodidad y sin riesgos:

- Traje de neopreno: consigue que el agua no nos cale durante las ,aproximadamente, dos horas que duran los recorridos;
- Casco: protege nuestra cabeza de posibles golpes en caso de que la barca vuelque, o en el caso de que pasemos cerca de ramas o rocas salientes en la orilla;
- Chaleco salvavidas: nos mantiene a flote si la barca vuelca ayudándonos a alcanzar la orilla;

- Remo: lógicamente, es imprescindible para cumplir nuestra misión dentro de la barca, remar tal y como nos indica el guía.
Complementos aconsejables son unas zapatillas fuertes ya que han de mojarse en el río, bañador, toalla, crema protectora para el sol y camiseta de manga larga.

Para que todo el material se mantenga en buenas condiciones es necesario que tras ser usados reciban el trato adecuado. Los trajes de neopreno deben ser lavados y puestos a secar; la barca debe deshincharse un poco y ponerse a secar a la sombra, es importante que los cascos y los chalecos salvavidas se recogan y guarden en un buen sitio, ya que su buen estado es imprescindible para su eficacia.

·Cuando nos subimos a una barca de raft

La espectacularidad de una barca de raft brincando sobre las aguas bravas no está reñida con lo sencillo que resulta para el remero cumplir perfectamente con su función. De hecho, los expertos reconocen que este es el deporte acuático para el que menos preparación técnica se exige. Lo único que se precisa es saber nadar, el resto consiste en obedecer las órdenes del guía de la barca. Cada uno de los remeros sabe en el lado de la barca en el que está colocado y rema hacia adelante o hacia atrás, según se lo indica el guía de la barca. Todo es sencillo si el guía es un profesional que conoce el río y la técnica del rafting, por eso conviene practicar este deporte con un experto al frente de la embarcación. La Federación Española de Piragüismo expide certificados y títulos oficiales de Guía de Río, imprescindibles para acreditar el conocimiento de la materia.

·¿Con quién podemos practicar el rafting?

En Navarra hay, al menos, dos empresas que entre sus actividades deportivas ofertan el rafting para en niveles de iniciación: Natura y BKZ.

NATTURA - Tel: 948 13 10 44

Practican el rafting en río Gállego, a su paso por la localidad de Murillo de Gállego (Huesca), situado en la A-132 entre Puente la Reina de Jaca y Huesca, a 25 km. de esta última. La dificultad del tramo es de grado III-IV y la duración del descenso de 2 horas.
El precio es de 5.500 Ptas., e incluye: guía, equipo completo (traje de neopreno, casco, chaleco y remo), seguro de asistencia, desplazamiento en furgoneta para la actividad e IVA.
El guía es Mikel Sarobe, Socorrista, Guía de la Naturaleza, Guía de Aguas Bravas para Rafting, Kayak e Hidrospeed titulado por la Escuela Española de Entrenadores de Piragüismo.

BKZ - Tel: 948 59 23 22

Practican el rafting en dos ubicaciones. En el río Bidasoa, entre Arrayoz y Narbarte, cuando el caudal del río lo permite; o, también en el río Errobi (Pirineo atlántico francés). Ambos tramos son de dificultad II-III y la duración del descenso es de 2 h. aproximadamente.
El precio de la actividad va de las 3.000 a las 4.000 Ptas. e incluye el material y un seguro.
El guía el Mattari Alzuarte, Guía de Aguas Bravas para Rafting, Kayak e Hidrospeed titulado por la Escuela Española de Entrenadores de Piragüismo.